Entradas

IOT 2

IoT Internet de las Cosas

La conectividad de los objetos ha triplicado el número de personas en el planeta. La inversión por parte de las organizaciones en tecnología va en ascenso. Ser más eficientes, incorporar IA (inteligencia artificial) a sus procesos y equipos, ofrecer facilidades y experiencias significativas a sus usuarios son un par de las predicciones que la industria tecnológica había hecho sobre el Internet de las Cosas y hoy ya son una realidad palpable.

El Internet de las cosas como se conoce por sus siglas en inglés (IoT), a la plataforma de interconectividad digital entre dispositivos de computación, maquinas mecánicas y digitales, objetos, electrodomésticos y su capacidad para compartir datos a través de una red, sin la interacción del hombre.

Pero, ¿hacia dónde va este universo casi infinito de aparatos conectados a la red? El boom de los objetos electrodomésticos enganchados, dispositivos inteligentes descentralizados, maquinaria autónoma y robots teleoperados ha incorporado un par de aliados para que su presencia sea una realidad.

Plataformas de comunicación.

Hoy por hoy todo se conecta a Internet. Ordenadores, smartphones, coches, elementos del hogar como frigoríficos, termostatos, cafeteras y máquinas de todo tipo ya están en la red. La tecnología ha dotado de conectividad innumerables objetos creando plataformas para que estos se comuniquen entre ellos y con nosotros logrando gestionar el volumen gigantesco de datos que estos generan.

Ya que existen una multitud de plataformas distintas y a la vez muy similares, proporcionándole complejidad al mundo IoT y generando sorpresas en cuanto a conectividad y la necesidad de tener estándares se hace cada vez más patente, al igual que soluciones de banda ancha y LTE para estos.

Blockchain en la tecnología.

El concepto de una base de datos relacionales que pueden ser compartidos de manera abierta entre los usuarios, que va grabando cada una de las transacciones que se realizan dentro de esta, con la seguridad de que no existe manera alguna para modificarlas, ya que cada una estas llevan una marca temporal y enlazada con el bloque anterior.

Gran parte de las interacciones y las comunicaciones IoT suceden entre máquinas y objetos sin que llegue a haber intervención humana. Los Blockchain servirían para registrar las millones de microoperaciones que realizamos a diario y así proteger nuestros datos de manera segura.

Los sistemas de los dispositivos IoT pueden beneficiarse del Blockchain en la manera que gestionan, almacenan y comparten los datos de manera eficiente y segura.

Mantenimiento Predictivo.

Las cosas se descomponen con el tiempo. Conocer cómo, cuándo y por qué algo dejo de funcionar con IoT es posible el mantenimiento predictivo de las cosas.

La disponibilidad de datos y herramientas de análisis que permitan la evolución de la monitorización para anticiparnos a los problemas antes de que ocurran. Ayudaría a las empresas a predecir cómo sería el rendimiento procesos completos de producción bajo múltiples escenarios, para poder modificar o reemplazar no solo objetos y sus ciclos, sino conglomerados enteros.

Familiarizarnos con el Edge computing ya es necesario.

Hoy hablar de la nube es algo muy normal y dentro de poco lo será hablar de edge computing ya que las miradas se están dirigiendo hacia los objetos.

Edge Computing se refiere a la capacidad de procesamiento de datos, la toma de decisiones, su respuesta en términos de funciones de los objetos para que esta se produzca dentro del mismo y no en un servidor a miles de kilómetros a distancia. Hoy es vital el segundo que tardan en subir y bajar de la nube los datos cuando hablamos de un coche conectado.

Con esto las cámaras no solo grabarán, también comprenderán y analizarán las imágenes y los  micrófonos procesarán lo escuchado. Esta sería una forma de limitar y optimizar los datos realmente útiles que se trasmiten a la nube, para ganar velocidad y dejar de saturar las redes, así como reforzar el tema de la privacidad y un gran ahorro a la organización.

En la medida que la conectividad ha aumentado en todos los ámbitos, IoT está rediseñando las operaciones de la organización. Por lo que al combinar los datos que este ofrece con la computación cognitiva (modelo computarizado que pretende simular todos los procesos mentales que un humano realiza para lograr el pensamiento) las empresas podrán acceder y procesar información de  gran valor para ellas que les permita dar mejora a todos los temas relacionados con sus operaciones, dando paso a modelos innovadores de negocio que ofrezcan mejores soluciones.

El desafío que enfrentan muchas organizaciones está en el cómo incorporar y adoptar esta tecnología, para hacer uso de ella y sacar el máximo provecho de esta. IoT es una nueva tecnología con un gran potencial de utilización ya que la tendencia es que todo este interconectado. Por lo anterior, es necesario formar expertos para que controlen estos ecosistemas dentro de las organizaciones, así como adaptar mejoras para todos los cambios que vendrán.

En Mira Telecomunicaciones siempre vamos a la vanguardia en novedades formativas para transformar la tecnología en herramientas estratégicas que proporcionen ventajas competitivas y aceleraran la introducción de las mismas.

Pregúntanos por nuestras acciones formativas acordes a las nuevas soluciones.

02

¿Seremos capaces los seres humanos de asignar una dirección IP a cada “cosa” del planeta?.

Estamos conectados a Internet de Todo y disfruto compartiendo artículos que leo o simplemente pienso para fomentar todavía más la conexión.

 
Partiendo de que El Internet de las cosas IoT puede ser cualquier hombre natural, objeto y hecho al que se le pueda asignar una dirección IP y dotado para transferir datos a través de una red, pienso… ¿seremos capaces los seres humanos de asignar una dirección IP a cada “cosa” del planeta?. Un gran reto y un imprevisto crecimiento para la industria tecnológica que estima ingresos millonarios y que cada día toma más relevancia en nuestro día a día.

Actualmente ya convivimos, usamos o leemos recientes anuncios como el de Apple iOS 8, en la que se habló de su nueva aplicación “calledhomekit”, en la que mediante los iPhones podrás bloquear puertas, regular las luces, temperaturas y comunicarte con los aparatos domésticos.

 

Otro sería el uso del dispositivo de Fitbit en la muñeca que, literalmente, sabe cuándo estamos durmiendo y cuándo estamos despiertos, además de analizar la calidad del sueño. Te dice la cantidad de pasos que has tomado, la cantidad de kilómetros que has corrido o cuántas calorías has quemado. Todo este análisis irá vinculado con el sector salud y podrá compartir datos clave, tales como la presión arterial y la frecuencia cardiaca con el médico sin hacer un viaje.

 

Algunos recientes que me han llamado la atención son la nueva camiseta inteligente con fibras conductoras que pueden rastrear la información del ritmo cardíaco a través de Bluetooth y wif-fi a un Smartphone o computadora o que pronto podremos hacer señas a los coches con el empuje de un botón en un teléfono inteligente y podría detectarnos el taxi más cercano pero siendo un vehículo sin conductor, que te lleva al destino detectando otros vehículos, peatones a su paso, rutas más cortas y rápidas, te facturará de forma automática y… ¿sin intervención humana?
Sin duda, como dice Bryzek, “este es el mayor crecimiento en la historia de los seres humanos”.
Disfrutar compartiendo

08

El negocio del ‘Internet de las cosas’ es un filón: moverá 600.000 millones en 2022

La interconexión digital de objetos cotidianos con Internet, conocida como Internet de las Cosas o IoT, en sus siglas en inglés, generará un volumen de negocio de 596.000 millones de euros en 2022 en todo el mundo, según un informe elaborado por el laboratorio VINT de Sogeti.
De acuerdo con el informe, los sectores en los que la implantación de soluciones IoT tendrá mayor influencia son los de construcción (edificios inteligentes) y automoción, en los que se generará 213.000 millones y 175.000 millones de euros, respectivamente.

Por detrás de estos, utilities, con 44.000 millones de euros, smart cities, con 21.000 millones de euros, e industria, con 17.000 millones de euros, son los otros sectores donde el IoT generará mayor volumen de negocio, según informa Ep. El informe desvela asimismo que el concepto de smart cities aglutinará inversiones de diversos entornos, como los relacionados con edificios inteligentes, automóviles y suministradores de energía.

Así, desde 2010 y hasta 2020 el desarrollo de este tipo de ciudades o de proyectos basado en IoT dentro de ellas generará un volumen de inversiones de 108.000 millones de euros. El estudio explica que la rápida evolución de las ciudades inteligentes viene empujada por el hecho de que si bien la mitad de la población mundial vive en ciudades, en 2050 esta proporción será del 75%. También apunta que el 80% de las emisiones de CO2 se producen en ciudades y en ellas se genera el 80% de la riqueza.

 

fuente: el Economista.es